Monthly Archives: October 2016

Cómo puedes solucionar la falta de conocimiento de idiomas si trabajas en el sector turístico

Los conocimientos lingüísticos son una de las competencias  más necesarias para los candidatos que buscan ser contratados o quieren conseguir un ascenso en el sector de la hostelería. Aunque dispongan de las titulaciones más demandadas, si además no pueden demostrar que hablan inglés con fluidez e incluso un segundo idioma, lo más probable es que queden fuera del proceso de selección o de consideración para un ascenso.

En una encuesta del año 2015 realizada por Turijobs, un importante portal de empleo para el sector turístico, el error más común que los candidatos cometen en las entrevistas de trabajo es exagerar sus conocimientos lingüísticos. Con frecuencia, los candidatos pueden acreditar su nivel de idioma mediante títulos como el B1, First Certificate, etc. Sin embargo, estas certificaciones no demuestran el nivel de conocimiento real que un candidato tiene para desempeñar su trabajo en un idioma extranjero.

Encuesta empresas del sector hotelero (Fuente: Turijobs )

Realidad frente a autopercepción de los candidatos

Una importante cadena de restaurantes en Barcelona con la que hablamos sobre nuestro proyecto resumió el problema perfectamente: “existe un desajuste entre lo que piensa el candidato que sabe y lo que el empleador espera que sepa”. En la mayoría de las solicitudes de empleo que esta cadena recibió el candidato indicaba un nivel B1 o B2. En la mayoría de los casos la única forma de establecer el nivel real de conocimiento de inglés u otros idiomas era mediante una entrevista por teléfono en dicho(s) idioma(s) . Así es que la empresa necesitó llamar al 97% de los candidatos para establecer el nivel de conocimiento de idiomas que necesitaban.

A menudo la brecha entre la autoevaluación del candidato y las expectativas de los empleadores se debe a la forma en que las titulaciones de idiomas funcionan en España y Europa. El candidato después de años de asistir a una Escuela Oficial de Idiomas (EOI) o una academia de idiomas se las arregla para aprobar el examen B1 o B2 en inglés, por poner un ejemplo. Sin embargo, lo más probable es que el candidato haya tenido escasas ocasiones de practicar el idioma en situaciones prácticas en el sector en el que trabaja y que desconozca la mayoría del vocabulario específico relacionado con el puesto que desempeñará en el sector profesional al que pertenece. Las academias o escuelas de idiomas enseñan vocabulario que es más de carácter general o académico como sería el sistema educativo, la familia, el medio ambiente. Algunos todavía enseñan cosas como “mi sastre es rico” o “los caballos beben agua del río”. De esta forma cuando un solicitante de empleo pone un B1 o un B2 en su currículum lo que realmente significa es que tiene un nivel general y académico del idioma y un conocimiento básico o nulo para hacer el trabajo en cuestión en ese idioma.

Ineficacia de las certificaciones actuales

Las certificaciones actuales (B1, First Certificate, etc) no nos ayudarán en una entrevista de trabajo. Lo que el empleador está buscando es que sus empleados puedan desempeñar su trabajo y atender a sus clientes extranjeros en el puesto para el que se les está entrevistando. Veamos un ejemplo: el de un candidato al que se entrevista para un puesto de camarero. Este candidato deberá poder explicar el menú, responder a preguntas y peticiones de los clientes, etc. en inglés o en el idioma del cliente (por ejemplo, en el idioma chino si el cliente es chino).

Por desgracia la adquisición y desarrollo de este tipo de competencia no resulta fácil. Una posibilidad sería que el candidato de turno pase al menos unas prácticas de trabajo en un país extranjero desempeñando el mismo trabajo para el que se entrevistará. Podría pasar unos meses trabajando en un país extranjero (por ejemplo, Reino Unido) para poder adquirir el conocimiento que necesita. La realidad es que ese candidato tampoco será contratado en Reino Unido para el puesto de trabajo que podría ayudarle a adquirir el nivel de idioma que necesita profesionalmente porque carece del conocimiento básico necesario e imprescindible para desempeñar su trabajo en inglés.

Esperamos que en los próximos años los proveedores de idiomas desarrollen los programas adecuados para los trabajadores en el sector de la hostelería. Deberían de ser unos programas que se alejen de la enseñanza académica y que se centren ​​en las necesidades profesionales reales de los trabajadores para que éstos puedan adquirir rápidamente las expresiones y palabras que necesitan diariamente para desempeñar sus trabajos. Dichos programas tienen frente a ellos un largo camino para hacer frente a la diferencia de expectativas entre el lo que los derechos de candidatos en el CV y ​​lo que el empleador espera que cuando se entrevista al candidato.

¡Todo lo que necesitas para tu negocio en una aplicación!

Uno de los problemas importantes en la industria de la hotelería y el turismo moderna reside la insatisfacción de clientes extranjeros. Quejas originan primariamente desde las faltas de comunicación entre cliente y trabajador, y esto se debe a que muchos trabajadores no dominan el lenguaje del mundo moderno: el inglés. Durante décadas, empresas han intentado remediar este problema con cursos de idiomas, academias y cursos adicionales para sus empleados, pero todo en vano.
En el caso específico de España, la falta de conocimiento de idiomas en el sector turístico es incluso un problema bien conocido dentro y fuera del sector. La Cátedra Meliá de Estudios Turísticos de la Universitat de les Illes Balears publicó un estudio interesante sobre la percepción que los turistas de 7 países europeos tienen sobre el servicio y el trato al cliente en España. Entre las cualidades positivas del personal de servicios turísticos ser reveló que los entrevistados valoraban la amabilidad y simpatía del personal, pero entre las cualidades negativas, el desconocimiento de idiomas de dicho personal destacaba por delante de la profesionalidad, disponibilidad, etc.
Taplingua, financiado por organismos del estado como Segittur y ENISA desde el 2017, por fin nos ofrece una solución simple, eficaz y asequible.
Santanu Dasgupta y Cristina Guijarro crearon Taplingua como una empresa de emprendimiento, cuya meta era crear una aplicación móvil que empodera a usuarios a aprender las frases y vocabulario específico para el contexto y sector donde trabajaban. Ha sido desarrollada a través de un equipo dedicado para corregir cualquier inconsistencia técnica, y sometido a pruebas con muchos grupos de beta testers. Los testers respondió de forma positiva a la idea innovadora de combinar un aprendizaje digital con una enseñanza enfocada, ya que esto permitía una eficiencia en cuanto al contenido absorbido, y el tiempo requerido para adquirir los conocimientos.
Sin esta aplicación, una empresa queriendo incrementar el nivel de inglés de sus trabajadores tendría que pagar precios exorbitantes para una tutoría o academia, quitándoles a sus empleados tiempo valioso de sus semanas. Además de todo esto, clases tradicionales y incluso otras aplicaciones para el aprendizaje del inglés casi siempre están diseñados para que los participantes cursan niveles básicos durante mucho tiempo antes de llegar a vocabulario y fraseología especializada a las demandas reales del trabajo. De hecho, los líderes en tecnología lingüística como Duolingo o Babbel carecen completamente de la estrategia de enfocar su contenido, utilizando simplemente algoritmos que producen materia aleatorio y en muchos casos ni aplicables a ninguna faceta de la vida real. Con Taplingua, uno aprende exactamente lo que necesitaba saber en cualquier momento libre, y lo mejor de todo, ¡gratis!
Claramente, el mundo de las empresas ha estado esperando una solución rápida y eficaz a este obstáculo lingüístico para mejorar sus servicios, y Taplingua ha salido adelante para ofrecerlo cómodamente desde el móvil. Ahora, en el 2018, Guijarro y Dasgupta siguen dirigiendo Taplingua, enfocados a gente en los sectores de hotelería y turismo previamente excluida de lenguajes extranjeros por falta de recursos económicos y tiempo. Cada día, un equipo internacional trabaja desde la sede de la empresa en Madrid para incorporar los comentarios de testers y las últimas tecnologías para mejorar el curso de inglés que ofrecen a las empresas. La inclusión de métodos comprobadamente útiles en la enseñanza del inglés, como las píldoras de aprendizaje, la gamificación y la participación activa con reconocimiento de voz se unen para fomentar una experiencia navegable y clara en la aplicación. Además, empresas que eligen emplear Taplingua para capacitar a sus trabajadores tienen acceso a un sistema que registra el uso que cada persona, para poder monitorear el progreso que hacen sus participantes.
Desde su comienzo, Taplingua ha arrancado a toda velocidad, con recepciones constructivas y positivas en la industria del aprendizaje moderno de lenguas. Resuelve con patetismo las faltas de comunicación y bajos niveles de servicio con una enseñanza enfocada y especializada al habilitar a cada usuario para que domine el lenguaje y las costumbres necesarias para una interacción positiva con un cliente internacional. Los programas de piloto, que se ejecutan continuamente para mejorar la calidad, continúan produciendo datos favorables, los cuales son posteriormente utilizados para mejorar continuamente la calidad de la aplicación y el servicio brindado. De esta manera, Taplingua se asegura que la aplicación se adapta a las diferentes necesidades de cada empresa que decida aprovechar esta herramienta. El futuro continúa brillando a medida que Taplingua avanza hacia un territorio tecnológico innovador y prometedor.