Claves de éxito en el sector hotelero español

Hace unas semanas en el congreso de CEHAT Juan José Hidalgo, presidente de Globalia, compartió con los asistentes algunas de las claves con las que ha conseguido crear una de las empresas más exitosas en el sector turístico español. Identificó a sus empleados como el factor clave de su éxito. Para Hidalgo es fundamental rodearse de personas con más talento que él y en sus empresas siempre tiene empleados muy bien formados. Todo lo que ha conseguido lo atribuye al trabajo de su equipo y confía en que ellos siempre se esforzarán al máximo. Su empresa cada año ha crecido en torno a los 1.000 empleados. Para entender mejor los secretos del crecimiento continuo, me gustaría mencionar un reciente estudio que muestra las estrategias claves para emular un crecimiento sostenido como el de Globalia.

Es innegable que el sector turístico español ha experimentado un crecimiento importante pero es poco sostenible. Hay muchos temas que el sector debería mejorar para que éste sea sostenible como la masificación, estacionalidad, gestión de recursos, etc. En este blog sólo quiero centrarme en la viabilidad económica. En la actualidad cada turista gasta alrededor de €1000 en España. Si comparamos el gasto por turista en EEUU (uno de los destinos turísticos más importantes del mundo) es de €4500. La clave para conseguir la viabilidad económica y permitir el crecimiento sostenible de todo el sector debemos de buscarla en uno de los secretos que Hidalgo compartió en la conferencia de CEHAT sobre su crecimiento empresarial: la eficacia con la que sus empleados trabajan para ofrecer una experiencia única a sus clientes.

Claves para el crecimiento y rentabilidad de las empresas turísticas

En marzo de 2016 Brand Learning (www.brandlearning.com), una consultoría global, publicó un estudio sobre los factores claves para que las empresas puedan crecer con rentabilidad. La consultoría realizó un estudio en el cual entrevistó a más de 700 CEOs de las empresas más importantes del mundo (Microsoft, BT, Unilever etc.) El ingrediente clave que identificaron en el estudio fue conseguir la felicidad de los clientes (“delivering customer happiness”). El segundo ingrediente importante consistió en el talento y la eficacia de los empleados. Identificaron también otros factores como los beneficios y la rentabilidad, sin embargo las organizaciones más exitosas son aquellas que siempre ponen a sus clientes y empleados en el centro de la estrategia.

Fig 3
Figura 1. Estudio “Growth Drivers” (Fuente: Brand Learning)

El estudio de Brand Learning ha desarrollado un marco de referencia que denominan como el de las “7 Ces” para ayudar a las empresas a crear el alineamiento dentro de las propias empresas para que consigan crecer.

fig 1
Figura 2 Marco de referencia “7 Ces”. (Fuente: Brand Learning)

El marco de referencia de las 7 Ces consiste en:

Conscious Speed (Velocidad consciente) – Velocidad y agilidad de los equipos
Collaboration (Colaboración) – Capacidad de colaborar entre equipos diversos
Curiosity (Curiosidad) – Innovación y capacidad para desafiar la sabiduría convencional
Customer Centricity (Centralidad del cliente) – Tomar decisiones teniendo en cuenta lo que el cliente valora
Cultivating Talent (Cultivar talento) – Equipos con personas altamente motivadas
Commitment (Compromiso) – Aprendizaje continuo, valores firmes, ambiciosos y energéticos
Courage (Valor) – Innovar y tomar riesgos

Según este estudio las empresas que crecen rápidamente consiguen la lealtad de sus empleados. Éstos cuentan con un alto nivel de motivación para ofrecer un servicio excelente a los clientes y es más probable que mantengan su motivación y compromiso con la empresa durante un largo período de tiempo. El estudio contiene una gran cantidad de casos de éxito de empresas globales como Unilever, Adobe, Microsoft y Google.

Espero que el marco de referencia de las 7 Ces guíe a las empresas en el sector turístico español para que éstas evolucionen y lo incorporen como parte de su ADN. En mi opinión, el departamento de RRHH será el impulsor de esta transformación. En muchas empresas el departamento de RRHH sólo dirige las actividades de gestión de sueldos y vacaciones. Sin embargo, para llevar a cabo una transformación, las empresas necesitan otorgar al departamento de RRHH mucha más importancia de la que dispone ahora.

El trabajo fundamental del departamento de RRHH consiste en facilitar que una organización pueda implementar la formación de sus empleados usando el marco de referencia de las “7 Ces” esbozado anteriormente. Las plataformas tecnológicas serán clave para formar a los empleados de una manera eficaz y rentable. Esas plataformas tecnológicas no sólo funcionan para la formación corporativa sino que además pueden ser utilizadas para la formación profesional de los futuros empleados en el sector y asegurarse de que estarán bien formados.

Referencias:

http://www.agenttravel.es/noticia-025505_Las-islas-y-las-costas-espanolas-van-a-tener-un-exito-asegurado-durante-anos-segun-Hidalgo.html

Estudio de Brand Learning http://brandlearning.com/media/3143/brand-learning-growth-drivers-study-report.pdf

 

Cómo puedes solucionar la falta de conocimiento de idiomas si trabajas en el sector turístico

Los conocimientos lingüísticos son una de las competencias más necesarias para los candidatos que buscan ser contratados o quieren conseguir un ascenso en el sector de la hostelería. Aunque dispongan de las titulaciones más demandadas, si además no pueden demostrar que hablan inglés con fluidez e incluso un segundo idioma, lo más probable es que queden fuera del proceso de selección o de consideración para un ascenso.

En una encuesta del año 2015 realizada por Turijobs, un importante portal de empleo para el sector turístico, el error más común que los candidatos cometen en las entrevistas de trabajo es exagerar sus conocimientos lingüísticos. Con frecuencia, los candidatos pueden acreditar su nivel de idioma mediante títulos como el B1, First Certificate, etc. Sin embargo, estas certificaciones no demuestran el nivel de conocimiento real que un candidato tiene para desempeñar su trabajo en un idioma extranjero.

Encuesta empresas del sector hotelero (Fuente: Turijobs )

Realidad frente a autopercepción de los candidatos

Una importante cadena de restaurantes en Barcelona con la que hablamos sobre nuestro proyecto resumió el problema perfectamente: “existe un desajuste entre lo que piensa el candidato que sabe y lo que el empleador espera que sepa”. En la mayoría de las solicitudes de empleo que esta cadena recibió el candidato indicaba un nivel B1 o B2. En la mayoría de los casos la única forma de establecer el nivel real de conocimiento de inglés u otros idiomas era mediante una entrevista por teléfono en dicho(s) idioma(s) . Así es que la empresa necesitó llamar al 97% de los candidatos para establecer el nivel de conocimiento de idiomas que necesitaban.

A menudo la brecha entre la autoevaluación del candidato y las expectativas de los empleadores se debe a la forma en que las titulaciones de idiomas funcionan en España y Europa. El candidato después de años de asistir a una Escuela Oficial de Idiomas (EOI) o una academia de idiomas se las arregla para aprobar el examen B1 o B2 en inglés, por poner un ejemplo. Sin embargo, lo más probable es que el candidato haya tenido escasas ocasiones de practicar el idioma en situaciones prácticas en el sector en el que trabaja y que desconozca la mayoría del vocabulario específico relacionado con el puesto que desempeñará en el sector profesional al que pertenece. Las academias o escuelas de idiomas enseñan vocabulario que es más de carácter general o académico como sería el sistema educativo, la familia, el medio ambiente. Algunos todavía enseñan cosas como “mi sastre es rico” o “los caballos beben agua del río”. De esta forma cuando un solicitante de empleo pone un B1 o un B2 en su currículum lo que realmente significa es que tiene un nivel general y académico del idioma y un conocimiento básico o nulo para hacer el trabajo en cuestión en ese idioma.

Ineficacia de las certificaciones actuales

Las certificaciones actuales (B1, First Certificate, etc) no nos ayudarán en una entrevista de trabajo. Lo que el empleador está buscando es que sus empleados puedan desempeñar su trabajo y atender a sus clientes extranjeros en el puesto para el que se les está entrevistando. Veamos un ejemplo: el de un candidato al que se entrevista para un puesto de camarero. Este candidato deberá poder explicar el menú, responder a preguntas y peticiones de los clientes, etc. en inglés o en el idioma del cliente (por ejemplo, en el idioma chino si el cliente es chino).

Por desgracia la adquisición y desarrollo de este tipo de competencia no resulta fácil. Una posibilidad sería que el candidato de turno pase al menos unas prácticas de trabajo en un país extranjero desempeñando el mismo trabajo para el que se entrevistará. Podría pasar unos meses trabajando en un país extranjero (por ejemplo, Reino Unido) para poder adquirir el conocimiento que necesita. La realidad es que ese candidato tampoco será contratado en Reino Unido para el puesto de trabajo que podría ayudarle a adquirir el nivel de idioma que necesita profesionalmente porque carece del conocimiento básico necesario e imprescindible para desempeñar su trabajo en inglés.

Esperamos que en los próximos años los proveedores de idiomas desarrollen los programas adecuados para los trabajadores en el sector de la hostelería. Deberían de ser unos programas que se alejen de la enseñanza académica y que se centren ​​en las necesidades profesionales reales de los trabajadores para que éstos puedan adquirir rápidamente las expresiones y palabras que necesitan diariamente para desempeñar sus trabajos. Dichos programas tienen frente a ellos un largo camino para hacer frente a la diferencia de expectativas entre el lo que los derechos de candidatos en el CV y ​​lo que el empleador espera que cuando se entrevista al candidato.

3 Consejos para mejorar tu “speaking”

speak english 2

Entrada de blog escrita por nuestra colaboradora Maria Canelo Baena

Llegar a hablar un idioma con facilidad digamos que es el sumum del sumum. Al conversar activamos todos los conocimientos que tenemos de esa lengua. El “speaking” va mucho más allá del simple hablar: requiere fluidez, pronunciación, estructuras gramaticales, un buen “listening”, memoria y toneladas de vocabulario. ¿Cómo vas a pronunciar las palabras correctamente y mantener una conversación fluida si antes no has memorizado las palabras y no tienes integradas las estructuras gramaticales adecuadas?

Por eso, antes de pasar a enumerar 3 consejos que te ayudarán a mejorar tu “speaking”, deberías echar una ojeada a los siguientes posts sobre cómo mejorar tu comprensión auditiva y técnicas para memorizar vocabulario.

Dicho esto, ahora sí, ¡vamos a por los consejos para mejorar tu “speaking”!

  1. Pierde la vergüenza: ¿cómo vas a conseguir hablar con soltura si no te atreves a fallar? Si no te expresas, no vas a saber si lo estás haciendo correctamente o en qué podrías mejorar. Es el  único modo de mejorar tu pronunciación y de saber si no estás haciendo una traducción muy literal de lo que dirías en español.

Así que ponte a prueba a la menor ocasión. Intenta ayudar a algún turista. Búscate un tándem español-inglés o un grupo de intercambio (en internet los encontrarás a montones) y habla. Mucho. No tengas miedo a equivocarte. Piensa que la otra persona se encuentra con la misma situación -pero con el español-, por lo que ¡lánzate! y aprovecha para ayudaros mutuamente.

  1. Escucha: para saber cómo se pronuncian las palabras, pero sobre todo porque es la clave para conocer la entonación de una lengua. Las subidas y bajadas de tonos. Las contracciones.

¿Cómo hacerlo de forma entretenida?

Busca, por ejemplo, en YouTube entrevistas de tus actores y actrices favoritos en pogramas de entretenimiento. De este modo, oirás una conversación -en aquel momento en tiempo real y no un diálogo preestablecido-, dinámica, más o menos improvisada, llena de coletillas y frases hechas que te pueden ser útiles en un futuro y que puedes aprender a pronunciar.

  1. Acostumbra tu cerebro a las estructuras inglesas. Tu cerebro tiene que dejar de construir las frases inglesas como una simple traducción de lo que querrías decir en español. No se trata únicamente de poner palabra por palabra en el mismo orden que seguirían en nuestra lengua materna, ya que al ser dos idiomas de raíz totalmente diversa no existe una correspondencia. Por eso es muy importante que aprendas el vocabulario y las frases en su contexto. Y por supuesto, como hemos dicho en los puntos anteriores, que escuches y hables mucho para acostumbrar a tu cabeza (y tu lengua) al “funcionamiento inglés”.

En conclusión, como ya hemos repetido en muchos otros posts, la clave está en practicar un poco cada día. Siempre sin agobiarse. Más vale aprender (y pronunciar) bien unas cuantas frases que montones mal.

 

5 formas de incorporar el inglés en tu día a día

metro

Entrada de blog de nuestra colaboradora María Canelo Baena

“La vida es aquello que te pasa mientras estás ocupado estudiando inglés”. Vamos que, parafraseando a John Lennon, el inglés nos chupa la sangre. Una sensación recurrente  cada vez que tengo que enfrentarme a horas y más horas delante del libro de gramática, intentando aclararme entre tanto “phrasal verb”.

Una sensación que muchos de vosotros reconoceréis. Y es que nuestras ajetreadas vidas muchas veces no nos permiten encontrar la pausa y el momento justo para ponernos con el inglés.

Sin negar la necesidad e importancia de repasar estructuras gramaticales y verbos de vez en cuando, difícilmente vamos a encontrar cada día la ocasión de incorporar estas horas de estudio a nuestra rutina. Eso no quiere decir, sin embargo, que no podamos incluir el inglés de forma habitual en nuestro día a día. A continuación te proponemos 5 momentos del día en los que puedes aprovechar para mejorar y tu inglés:

1. Al levantarte: como ya hemos recomendado anteriormente, puedes etiquetar los objetos de tu habitación (y de tu casa) con “Post-Its”. De este modo, de camino a la ducha y casi sin enterarte, repasarás vocabulario. También puedes predeterminar el inglés como idioma de tu móvil. Con lo mucho que lo usamos, estarás constantemente viendo palabras en inglés.

2. De camino al trabajo: Si te desplazas en metro o en autobús, puedes aprovechar para leer en tu móvil alguna noticia de actualidad en las webs de los principales periódicos en inglés (por ejemplo, los británicos “The Guardian” (http://www.guardian.co.uk” o “The Times” o los norteamericanos “New York Times” (www.nytimes.com) o “The Washington Post” http://www.washingtonpost.com). También puedes ponerte al día de las nuevas publicaciones de tus  blogs preferidos. En cambio, si usas el coche para ir a trabajar, puedes decantarte por mejorar tu “listening”: pon a reproducir un audiolibro o una lista previamente elaborada de canciones en inglés de las que ya hayas leído las letras.

3. A media tarde: que no puedas ir regularmente a una academia de inglés, no quiere decir tengas que dejar de aprender. Mejora tu inglés con nuestra aplicación, a través de divertidos e interactivos juegos. Dedica 20 minutos al día a repasar alguna lección o empezar nuevas. Descárgatela en iOS: https://itunes.apple.com/us/app/taplingua-juego-para-aprender/id957841364?mt=8 o en Google Play: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.taplingua.ingles

4. Antes de ir a la cama: ¡Hora de relajarse! Con el pijama ya puesto y sentado cómodamente en el sofá, mira una de tus series preferidas en versión original (ponte los subtítulos si necesitas una ayudita extra). Si no sabes por cuál empezar, en este enlace te recomendábamos tres sitcoms norteamericanas, que te ayudarán a reforzar tu comprensión auditiva.

5. El fin de semana: las posibilidades son infinitas. Puedes ir al cine en versión original o a una exposición de un tema que sea de tu interés. En la actualidad, prácticamente todas los museos y galerías incorporan sus explicaciones en inglés. Así que agarra el folleto en ese idioma y ayúdate de la traducción al español si desconoces alguna palabra.

Como ves, no son actividades que requieran una gran dedicación. Simplemente trata de introducir el inglés en tu rutina. Tampoco hace falta que te agobies: no todos los días tenemos el tiempo libre que desearíamos. No tienes que sentir la obligación de hacer todas las actividades cada día. Lo único que conseguirás es querer sacártelo de encima, sin realmente aprender. Si no puedes, no puedes. Mejor escoger una actividad y dedicarle toda tu atención.

Sin prisa pero sin pausa. Esa es la cuestión.

Tres películas que puedes ver este fin de semana y mejorar tu Listening

pelis

Entrada de blog escrita por nuestra colaboradora María Canelo Baena

 

Mmmm, uuuuuh, aaaah, seguido de esa cara de tonto que se te queda cuando no has entendido ni una sola palabra de lo que te acaban de decir. Una pesadilla recurrente para todos aquellos a los que alguna vez en su vida les han hablado en inglés y no han sabido qué responder por no haber comprendido nada. Como todo en esta vida es cuestión de adaptación. En este caso, de nuestro oído a una lengua que ni remotamente se parece a la nuestra.

¿La solución? Práctica y práctica. Y más práctica. Es decir, horas y horas de escuchar conversaciones, frases hechas y expresiones en inglés. Si ya te sabes de memoria los “listenings” de los libros, las plataformas o aplicaciones que usas habitualmente para aprender inglés y estás aburrido de oír siempre los mismos temas, una de las formas más entretenidas y divertidas de practicar nuestra agudeza auditiva y aprender nuevas palabras y expresiones es ver películas en versión original. Las posibilidades son infinitas: de temáticas, géneros…y por supuesto, de acentos. Pero si estás empezando, lo mejor es decantarse por una película ligera y, a poder ser, que ya hayas visto con anterioridad. De este modo podrás seguir el argumento y asociar los diálogos más fácilmente. Además no olvides usar los subtítulos en español si necesitas una ayuda extra o en inglés si tienes más práctica pero todavía necesitas un poco de ayuda.

A continuación, te proponemos tres filmes con los que podrás comenzar a practicar tu listening:

1. Moulin Rouge (2001, Baz Luhrmann): de la mano de Ewan McGregor y Nicole Kidman viajaremos al París bohemio de inicios del siglo XX para vivir una intensa y trágica historia de amor. Diálogos muy accesibles en este musical que intercala famosísimas canciones de The Police o Elton John, entre otros.

2. Quiero ser como Beckham (2002, Gurinder Chadha): la historia de Jesminder (Parminder Nagra), una chica londinense de origen hindú que no se rendirá hasta alcanzar su sueño de convertirse en jugadora de fútbol profesional. Una entretenida comedia que cuenta también con la actuación de una jovencísima Keira Knightley, en el papel de mejor amiga. Película con acento británico y escenas muy graciosas como la ingeniosa explicación del fuera juego (con bote de sal marina y kétchup incluidos).

3. Mi gran boda griega (2002, Joel Zwick): Comedia romántica protagonizada por Nia Vardalos y John Corbett sobre el divertido cataclismo que supondrá para la familia Portokalos que una de sus hijas se enamore de un no griego. Parece que la secuela se estrena finalmente en la primavera del 2016. Este fin de semana ya puedes hacer una actividad más divertida para practicar tu comprensión auditiva, de adquirir nuevo vocabulario y expresiones y de repasar el que ya conoces.

Enjoy your movie! (Disfruta de tu película)

6 Consejos que te ayudarán a mejorar tu vocabulario en inglés

vocabulario

 Blog post escrito por nuestra colaboradora María Canelo Baena y comentarios de Cristina Guijarro

¡Ay el vocabulario! ¡Cuántos dolores de cabeza ha traído a todo aquel que un día se planteó aprender inglés! Verbos irregulares, frases hechas y “phrasal verbs”. Todos ellos parecen mezclarse, en un bucle sin fin, precisamente en el momento en que queremos contestar una pregunta. Es esto o que las palabras desaparezcan de nuestra mente justo a mitad de frase. Siempre en el instante más inoportuno.

El problema está en que no hemos interiorizado verdaderamente todas esas palabras. No hemos seguido una estrategia cuando las aprendíamos. Para evitar que termines inventando tus propias palabras como se sugiere en la tira cómica deberías tener en cuenta los siguientes consejos:

 1. Ten en cuenta el contexto: evita aprender las palabras de forma aislada o simplemente con la traducción al español. Las interminables listas de palabras y verbos que nos enseñaban en el colegio no sirven de mucho. Si las memorizas de este modo, ni siquiera conseguirás retener la mitad de ellas. Por ello, es mejor que aprendas las palabras en su contexto: es decir, dentro de una frase. Cuanto más claro sea el contexto, más fácilmente recordarás la palabra en cuestión. Por ejemplo, el verbo “to get” que significa “traer, conseguir” (entre otros muchos significados). Si lo aprendes “a palo seco” seguro que se te olvida. En cambio si lo memorizas en una frase o pregunta muy frecuente como “Can I get you anything to drink?”, es decir, la que te van a hacer en cualquier cafetería o restaurante tienes muchas más posibilidades de recordarla.

2. Aprende primero vocabulario práctico: palabras que sean relevantes para ti, ya sea por tu trabajo, porque puedas usarlas en tu vida diaria (si vives en un país en el que se habla inglés) o porque sean útiles para viajar.

3. Usa siempre un buen diccionario online, como por ejemplo: www.wordreference.com . Es completamente gratuito y muy útil ya que además de muchos ejemplos también tiene un foro en el que puedes hacer preguntas relacionadas con el vocabulario y  la traducción. También me gusta por el número de ejemplos en un contexto más amplio www.linguee.es  Totalmente gratuito y muchíiiiisimos ejemplos.

 4. Aprende las palabras agrupándolas mediante una situación (por ejemplo, una entrevista de trabajo) o un tema (el mundo profesional) y escribe varias frases completas que contengan esas palabras. Puedes usar lo que en inglés se llaman “vocabulary webs” o familia de palabras. Varios estudios demuestran que necesitamos ver y usar cada palabra entre 6 y 10 veces para recordarla.

5. Hay diferentes técnicas y estilos recomendados para memorizar o estudiar el vocabulario. Tener un cuaderno (o una carpeta en google docs) donde ir anotando todas las palabras que vas aprendiendo siempre suele ser útil. Sin embargo, además de la palabra inglesa y su traducción, recuerda añadir unos buenos cuantos ejemplos de frases en las que uses dichas palabras. Prueba y usa el que mejor se adapte a tu estilo de aprendizaje.

6. Utiliza “flashcards”: haz tus propias tarjetas, pegando una imagen por un lado y la palabra inglesa por el otro (también puedes descargarte la aplicación de este juego). Es un ejercicio útil para palabras sencillas que representan objetos, pero para vocabulario más avanzado necesitarás otras técnicas.

Pero sobre todo, ¡no te satures! Nunca hay que precipitarse e intentar aprender todo el diccionario de la noche a la mañana. Mejor ir poco a poco y dejar el tiempo necesario para que las palabras se graben en nuestra mente. Por ello, repasa y practica (y vuelve a repasar y a practicar), en especial, aquellas palabras que se te atascan, hasta que consigas dominarlas e integrarlas en tu discurso. Y paciencia, mucha paciencia pero también perseverancia.

 

Mejora (¡y diviértete!) tu inglés incluso en el fin de semana: 3 series de TV imprescindibles

 

friends

Blog post de nuestra colaboradora María Canelo Baena y comentarios de Cristina Guijarro 

Entender nunca ha sido fácil. Más aún cuanto te hablan en otro idioma. Y si no que se lo pregunten a cualquiera que se haya puesto al teléfono en inglés: pánico, sudores fríos, nos bloqueamos totalmente….

Mejorar nuestra comprensión auditiva ha sido, desde siempre, uno de los problemas que más dolores de cabeza han dado a los estudiantes de inglés. Sobre todo porque, en nuestro día a día, pocas son las oportunidades que se presentan de escuchar una conversación íntegra en esa lengua. Situaciones en las que podamos escuchar diferentes

acentos, expresiones habituales o una determinada jerga. Situaciones de conversaciones reales, en definitiva.

Una buena manera para ir acostumbrando el oído poco a poco es ver series en versión original. De este modo, podrás sumergirte, por poco tiempo que sea, en un entorno 100 % inglés. La ventaja sobre las películas es su duración más breve: ¿Qué sólo tienes veinte minutos o media hora? Pues perfecto, puedes ver un capítulo y aprender un montón de nuevas palabras, expresiones y si es una comedia ¡hasta echarte unas risas!

A continuación te presentamos tres sitcoms (comedias de situación de 20 minutos de duración) típicamente norteamericanas con las que empezar a poner a tono tu oído. Te recomiendo que cuando empieces las veas con subtítulos en inglés. Si es muy complicado usa los subtítulos en inglés:

1. Friends (1994-2004):  Sí, un clásico pero por ello fácil de encontrar capítulos enteros y con los subtítulos en inglés. Una de las series más populares de los 90. Pero por eso mismo te va a ser más fácil entenderla. ¿Quién no ha visto al menos uno de los más de 230 capítulos protagonizados por este grupo de 6 amigos neoyorkinos? 10 temporadas repletas, por supuesto, de historias sobre la amistad, pero también sobre lo que se supone qué debe ser madurar, crecer y convertirse en adulto.

2. Modern Family (2009- ): tres ramas de la misma familia frente a la cámara. Filmada como un falso documental, esta sitcom intercala graciosísimas escenas familiares con declaraciones (o confesiones, más bien) de los distintos miembros. Los diálogos se suceden en ocasiones con rapidez, por lo que su compresión puede costarte más al principio. Sin embargo, las intervenciones de Sofía Vergara, con acento colombiano y alguna que otra expresión en español, te darán un respiro.

3. New Girl (2011- ): sobre las andanzas de Jess, una peculiar treintañera que se muda a vivir con tres chicos solteros: un inmaduro donjuán (Schmidt), un pesimista con mucho humor (Nick) y un habilidoso deportista (Winston). Situaciones surrealistas e hilarantes en el Los Ángeles actual que te permitirán escuchar expresiones muy actuales y fácilmente incorporables a tu discurso.

Esta tres series de corta duración (apenas 20 minutos) te permitirán lo que ya hemos venido comentando en otros posts: dedicar una pequeña parte de tu tiempo diario a hacer alguna actividad en inglés es crucial para ir mejorando.

Así que, ya sabes, agarra el ordenador y ¡dale al play!

5 Errores frecuentes que hacemos cuando aprendemos inglés y nos ponemos en forma

 

marathon cartoon

Blog escrito por nuestra colaboradora María Canelo Baena

Ponerse en forma y mejorar el inglés. Año tras año, sobre todo a la vuelta de verano o con más fuerza si cabe para Año Nuevo, estos dos propósitos escalan posiciones y se sitúan a la cabeza de la lista de los objetivos por cumplir más deseados (quizás eclipsados solamente por el dejar de fumar). Dos intenciones que, por muy distintas que parezcan, son muy parecidas a la hora de saber cómo afrontarlas con éxito. He aquí los cinco errores más comunes que cometemos cuando nos proponemos conseguirlos:

1. Correr una maratón o sacarnos el Advanced. O lo que es lo mismo: ponernos metas inalcanzables a corto plazo. Así como nunca nos atreveríamos correr los más de 42 kilómetros de una maratón si hace tiempo que no hacemos deporte, tampoco podemos pretender alcanzar un nivel C1 de inglés si durante un par de años no hemos refrescado esa lengua. Hay que ser realistas, y sí, soñar lo imposible. Pero siendo conscientes de nuestras limitaciones de partida.

2.     Tomárselo como un hobby. Estar en forma y estudiar inglés requieren una dedicación y un compromiso que va más allá del simple pasatiempo. Lo que implica que no son actividades que se hacen de forma esporádica, únicamente cuando se tiene tiempo y ganas. Por lo menos, dedícale unos 20 minutos al día. Si tienes más tiempo mejor pero la perseverancia es clave para avanzar.

3.     No tener una estrategia definida. Aprender al tuntún o practicar deporte sin contar con una táctica (adaptada a las características físicas y de aprendizaje de cada uno) no tiene ningún sentido. No basta con fijarnos una meta, como por ejemplo, correr 10 kilómetros sin parar o hablar con soltura en inglés. También es necesario marcarnos objetivos parciales que nos ayuden a alcanzarla: un kilómetro, dos kilómetros (y así sucesivamente) o dos verbos irregulares al día, tres frases hechas a la semana, en el caso del inglés.

4.      Creer que será cuestión de unos meses. La clave es no es llegar sino mantenerse, y con el tiempo continuar avanzando. La euforia de haber llegado donde queríamos estar no puede ocultar el hecho que el mantenimiento (del nivel de conversación o de resistencia física, entre otros) es el quid de la cuestión. “You use it or you lose it” (“Lo usas o lo olvidas”) que dicen los ingleses. Un idioma debemos de practicar continuamente porque si no lo hacemos así se nos van olvidando las expresiones y palabras que antes conocíamos y usábamos con soltura.

5.     La soledad como mejor compañía. Aunque ambos propósitos tienen una base de práctica y estudio en solitario, buscar la interacción con los demás puede hacer que progresemos más deprisa. De la misma manera que apuntarnos a correr en grupo o asistir a clases dirigidas en un gimnasio nos ayudará a motivarnos para lograr nuestros objetivos, acudir a “meetups” para hablar con personas nativas nos permitirá aguzar el oído y conocer nuevas expresiones, así como poner en práctica todo el vocabulario aprendido hasta el momento.

Otra posibilidad es empezar a estudiar inglés con un amigo/a o con tu pareja y crear un poco de “rivalidad sana” ¿Quién avanza más rápido de los dos?

Cumple tu propósito de Año Nuevo de aprender inglés: 3 preguntas que te ayudarán a conseguirlo

new year's

Hace unos días quedé a tomar un café con una amiga para ponernos al día después de las vacaciones de Navidad. Entre las muchas cosas de las que hablamos, ¡cómo no!, surgió el tema de los “propósitos para el nuevo año! Mi amiga tenía una lista de veintitantos propósitos y uno de ellos era aprender inglés,”su asignatura pendiente”.

A lo mejor tú también te lo has planteado este mes de enero. El propósito de mi amiga estaba claro pero el problema es que tenía mil dudas y preguntas: ¿clases presenciales u online? ¿una aplicación en vez de la clase típica de academia? ¿o clases particulares? ¿o quizás un meetup? ¿o el método este que anuncian en la tele?

Mi amiga estaba hecha un auténtico lío. No sabía ni dónde ni cómo empezar.

Así que para ayudarla (y también a ti si estás en la misma situación) te recomiendo que respondas a estas 3 simples preguntas y ESCRIBAS las respuestas:

 # 1. ¿Por qué estás aprendiendo inglés?

¿Vas a hacer un examen (First Certificate, B1, B2, etc)? ¿Estás buscando trabajo y muchas de tus entrevistas son en inglés? ¿Vas a buscar trabajo en Londres? ¿Te vas a estudiar un máster o a hacer unas prácticas de trabajo en el extranjero? ¿O vas a viajar de vacaciones a Nueva York? Seguro que hay otras razones que no incluyo por falta de espacio.

Es muy importante que respondas a esta pregunta con sinceridad. Si tienes varios motivos ponlos en orden de importancia de mayor a menor ¿Por qué? Pues porque dependiendo de los motivos que tengas para aprender inglés necesitarás una solución muy distinta.

¿Qué quiero decir con esto? Pues que por ejemplo, si buscas trabajo y tus entrevistas son en inglés, entonces deberías centrarte principalmente en potenciar 2 habilidades: “speaking” (hablar) y “listening” (entender a otros hablantes).

Para prepararte debes buscar materiales (websites, aplicaciones, vídeos, ebooks, webinars, etc) que te ayuden a desarrollar esas habilidades en un contexto muy específico: la entrevista profesional de trabajo.

Las oportunidades para practicar que necesitas (ya sean en forma de clases presenciales u online, en grupo o particulares, meetups, etc) tienen que adaptarse a tus necesidades. En este caso, lo mejor son grupos reducidos o clases particulares en las que practiques simulaciones de entrevistas.

¡Qué no te líen en la academia de tu barrio y te coloquen en una clase para estudiar el “First Certificate” si lo que tú necesitas es prepararte para tus entrevistas de trabajo!

 # 2. ¿Qué quieres conseguir exactamente al final de tu aprendizaje? En otras palabras: ¿qué esperas alcanzar cuando acabes de estudiar inglés?

¿Aprobar el examen de “First Certificate”, el de nivel B2, etc? ¿Hablar con fluidez y confianza en tus entrevistas de trabajo? ¿Poder desenvolverte en situaciones de la vida real a las que tienes que enfrentarte si vives o viajas en un país extranjero?

Se trata de que te marques un objetivo. Intenta ser todo lo concreto/a que puedas y ponlo por escrito para que cuando acabes puedas comprobar si lo has conseguido.

Recuerda: Esta vez ¡sí o sí! vas a aprender inglés y no quieres que todo quede en “buenas intenciones”. Si te marcas un objetivo es más probable que lo consigas que si no lo haces.

 # 3. ¿Cuándo quieres conseguir tu objetivo? Pon una fecha y ¡cúmplela!

¿Dentro de 3 meses? ¿ El 20 de marzo del próximo año? ¿A finales de diciembre del 2016? Decide cuándo quieres conseguir tu objetivo.

Al igual que con la pregunta anterior, trata de ser específico y ¡concreta!. Pon una fecha en el calendario de tu móvil o dónde quiera que apuntes tus citas y reuniones profesionales. Si trabajas con una fecha determinada tendrás más posibilidades de conseguir lo que te propones.

Créeme, responder a estas 3 preguntas te ayudará a conseguir tu objetivo y ¡lo más importante! a cumplirlo.

Espero que estos consejos os sirvan de ayuda y que aprender inglés se convierta en una realidad y no sólo un deseo ¿Tienes preguntas? ¿Algún comentario?  Me encantará responder a tus preguntas o escuchar tus comentarios. Escríbeme a: cristina@taplingua.com

5 actividades con las que mejorar tu inglés durante las vacaciones de Navidad

christmas-break

Entrada de blog de nuestra colaboradora María Baena Canelo

Es Navidad: ¡época de mejorar tu inglés!

La Navidad está ya a la vuelta de la esquina y con ella la época de los regalos y las celebraciones. Tiempo de gozar –o sufrir- con la familia y más tiempo para uno mismo. Un tiempo que puedes aprovechar para relajarte y olvidarte de tu día a día, pero también para darle al inglés el empujón final, sin el estrés y los agobios de la rutina

A continuación, te sugerimos 5 actividades con las que podrás mejorar todas tus destrezas con el inglés durante estas navidades:

  1. Reading”: obviamente el mejor modo de aumentar tu comprensión lectora es leer. Actualmente con internet los temas son infinitos y fácilmente accesibles. Así que busca y encuentra un blog o revista (en inglés, ¡claro!) que hable sobre una materia que te apasione –cine, tendencias, política, moda, fotografía, etc.-. Además, no olvides que la lectura es una fuente inagotable de nuevas palabras, expresiones y frases hechas. Cuanto más leas, más posibilidades tendrás de descubrir vocabulario hasta ahora desconocido para ti.

  1. Listening”: anteriormente ya te hemos recomendado que veas alguna serie o película en versión original o que escuches las canciones de tus grupos favoritos en inglés. En esta ocasión, y aprovechando unas fechas en que la actividad principal es comer (y mucho),  te proponemos que busques en YouTube cómo cocinar y preparar algún plato o dulce navideño. De este modo, no sólo conocerás otras gastronomías, sino que también mejorarás tu capacidad auditiva de una forma diferente y entretenida.

  1. Gramática: sabemos que la gramática no es tu parte preferida. Sobre todo por el enfoque aburrido que se le ha dado hasta ahora: una explicación de la regla gramatical (y sus excepciones), seguida de hojas interminables con ejercicios que la mayoría de las veces ni se acercan remotamente a situaciones reales. Por eso te recomendamos Taplingua, una aplicación que te enseña a través de vídeos con explicaciones sencillas y breves para que después practiques lo aprendido mediante divertidos e interactivos juegos. Descárgatela en iOS: https://itunes.apple.com/us/app/taplingua-juego-para-aprender/id957841364?mt=8 o en Google Play: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.taplingua.ingles4

  1. Writing”: para mejorar tu escritura es muy importante que leas y que leas mucho. Como ya hemos dicho, leyendo entras en contacto con vocabulario, expresiones y estructuras nuevas. Si lo que quieres es ponerlo en práctica, puedes encontrar un amigo por correspondencia en la siguiente página:  http://www.penpalworld.com/ Únicamente tienes que registrarte y podrás conocer gente de todo el mundo con la que compartir gustos e intereses, a la vez que desarrollas tu expresión escrita.

  1. Speaking”: la madre del cordero. El quid de la cuestión. Puede que sepas a la perfección todas las normas gramaticales, que entiendas sin ningún tipo de problema el acento americano, británico y hasta el australiano, pero la prueba definitiva, lo que demostrará tu dominio del inglés, será tu capacidad de expresarte y mantener una conversación con fluidez. Lánzate a la piscina y busca (en las redes sociales puedes encontrarlos fácilmente) algún grupo de intercambio lingüístico en tu ciudad.

Ya sabes, simplemente escoge una de las áreas que quieras mejorar y aprovecha algún momento de las vacaciones para impulsar tu inglés.